Invitados a vencer la indiferencia y conquistar la paz

Reciban a través de estas líneas nuestros mejores deseos para este año nuevo. Que Dios nos bendiga y nos siga llamando y sumando a sus grandes sueños para la humanidad.

Queremos comenzar con el Mensaje del Papa para la celebración de la XLIX Jornada Mundial de la Paz, el pasado 1 de enero: Vence la indiferencia y conquista la paz.

Sentirnos invitados como padres, educadores y formadores, a sumar espacios donde se promueva la paz. Y que el amor, la compasión, la solidaridad y la misericordia sean parte de nuestra manera de vivir. Como nos dice el Papa Francisco: “los valores de la libertad, del respeto recíproco y de la solidaridad se transmiten desde la más tierna infancia

Sin duda que estamos viviendo conflictos y señales de indiferencia. Tanto a nivel mundial como en nuestra cotidianidad. El Papa hace mención de alguno de ellos. Como hombres y mujeres de esperanza, seguir transitando por la cultura de la paz y apostar por la conversión del corazón: “La misericordia es el corazón de Dios”

El Papa hace mención del Año Jubilar de la Misericordia, como signo de la paz. Aprovechamos para compartir la página web oficial del Jubileo, para así poder seguir de cerca homilías, videos, materiales sobre esta importante experiencia dentro de la Iglesia.

Y queremos cerrar compartiendo el video Papa sobre las intenciones de la oración. Oremos por el diálogo inter-religioso. No más diferencias entre nosotros pues creemos en el amor.

Anuncios

Acompañamiento personal

El acompañamiento personal es un espacio que contribuye al crecimiento personal y al acercamiento con niños y jóvenes, personal de las instituciones y docentes,  para ayudarlos a apropiarse de su vida, a tomar mejores decisiones y caminar en el amor de Dios. Es una riqueza que tenemos como Iglesia, para profundizar en la fe y percibir lo que Dios quiere con nosotros.

A través del acompañamiento personal, podemos ser instrumento y acogida para lograr que nuestros compañeros descubran el plan que tiene Dios preparado: su felicidad. Es un proceso de reconocerse con sus virtudes y dificultades, con sus alegrías y tristezas, con sus sueños y fracasos, y así profundizar en nuestra vida y alcanzar la libertad verdadera.

Pensando en nuestras instituciones, los invitamos a leer un texto publicado en el Proyecto de Pastoral de Jóvenes del Equipo Adsis, el número 5 de la colección Aprender a vivir: Guía para el Acompañamiento (2007). En ese texto se expresan detalles del encuentro para acompañar, definición y objetivos del acompañamiento, contenido y criterios pedagógicos, así como una invitación a profundizar desde la experiencia personal.

Como educadores católicos, es importante que comencemos por recordar la experiencia que hemos tenido al ser acompañados: ¿Sentimos que el acompañamiento es importante en el desarrollo educativo de nuestros estudiantes?. En tu experiencia personal, ¿sientes que el acompañamiento te ha ayudado a crecer como persona, a profundizar en tu vivencia de la fe?, ¿cuáles han sido las dificultades y aciertos de ser acompañado y de acompañar a los niños y jóvenes?

Contamos con una entrevista al P. César Muziotti S.J., Coordinador Nacional de Vocaciones Jesuitas de Venezuela, quien nos habla de la experiencia del acompañamiento desde la persona de Jesús y la herencia de la espiritualidad ignaciana.

Y también les compartimos dos videos para seguir profundizando en este proceso: Un vídeo en el cual, a través del trabajo de la cerámica, de moldear, se vive la experiencia de acompañar y ayudar al otro a lograr descubrir sus fortalezas y alcanzar lo que se desea. Y una canción del grupo Jarabe de Palo, donde a través de las imágenes y la letra de la canción, se define esta gran experiencia de acogida y estar con el otro.

 

Desafíos de la Educación Católica

En este doble número correspondiente a julio y agosto 2014, invitamos a reflexionar sobre el documento de trabajo propuesto por la Congregación para la Educación Católica titulado “Educar hoy y mañana, Una pasión que se renueva” (Ciudad del Vaticano, 7 de abril 2014), el cual trata sobre los desafíos que tienen las instituciones de educación católica en estos tiempos. Es una iniciativa que prepara el Congreso Mundial que se tendrá en el 2015 sobre la Educación Católica, año en que se celebra el 50º Aniversario de la Declaración “Gravissimum educationis” referente a la educación cristiana y del 25º de la Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae” sobre las universidades católicas.

Invitamos a cuestionarnos a la luz del documento de trabajo que nos propone la Iglesia para reanimar nuestro actuar como educadores católicos. En particular, sobre los desafíos en cuanto a la identidad, las comunidades educativas, el diálogo, la sociedad de aprendizaje, mantener la educación integral y la optimización de recursos; también los desafíos frente a la formación religiosa, a la pastoral y los contextos en los que se desarrollan las escuelas.
Sobre este interesante texto, ofrecemos dos entrevistas: al Prof. José Luis Andrade de la AVEC y a la Hna. Mariana Guinand, religiosa concepcionista, quienes abordan desde su punto de vista, varias de las temáticas trabajadas en el documento. También compartimos un video que repasa mucho de la realidad de nuestro mundo y la cultura de hoy, desde donde nos alienta, con esperanza y fe, a recobrar el sentido de nuestro papel de educadores católicos, como maestros, profesores, padres y madres de familia.

Para profundizar a nivel personal y grupal sobre el tema, proponemos las siguientes preguntas: ¿cuáles son los aspectos más positivos de nuestra experiencia en las escuelas católicas?, ¿se promueve en las escuelas católicas el diálogo interreligioso e intercultural?, ¿se involucran a todos los actores que hacen vida en la comunidad educativa?, ¿cuáles son aquellos desafíos que se hacen presentes y más exigentes en nuestro contexto nacional y más en particular en la institución donde trabajamos o se educan nuestros hijos?

Invitamos, con palabras del Papa Francisco, que aparecen citadas en el documento de trabajo, a vivir desde nuestra vocación educadora, estos tiempos de necesaria renovación.

“No os desalentéis ante las dificultades que presenta el desafío educativo. Educar no es una profesión, sino una actitud, un modo de ser; para educar es necesario salir de uno mismo y estar en medio de los jóvenes, acompañarles en las etapas de su crecimiento poniéndose a su lado. Donadles esperanza, optimismo para su camino por el mundo. Enseñad a ver la belleza y la bondad de la creación y del hombre, que conserva siempre la impronta del Creador. Pero sobre todo sed testigos con vuestra vida de aquello que transmitís. Un educador […] con sus palabras transmite conocimientos, valores, pero será incisivo en los muchachos si acompaña las palabras con su testimonio, con su coherencia de vida. Sin coherencia no es posible educar. Todos sois educadores, en este campo no se delega. Entonces, es esencial, y se ha de favorecer y alimentar, la colaboración con espíritu de unidad y de comunidad entre los diversos componentes educativos. El colegio puede y debe ser catalizador, lugar de encuentro y de convergencia de toda la comunidad educativa con el único objetivo de formar, ayudar a crecer como personas maduras, sencillas, competentes y honestas, que sepan amar con fidelidad, que sepan vivir la vida como respuesta a la vocación de Dios y la futura profesión como servicio a la sociedad”

Formar para el compromiso

Para este mes de junio, invitamos a “formar para el compromiso”. A ser educadores que busquen transformar a la persona, que puedan acompañarla según el proyecto de Jesús, a reencontrarse con los fundamentos de la educación, a dejarse interpelar y generar distintas acciones que busquen la formación de personas comprometidas. En palabras de Pérez Esclarin: “formar para el compromiso no puede significar otra cosa que formar para continuar el proyecto iniciado por Jesús de establecer el Reino del Padre”.

Ofrecemos para esta reflexión, el texto completo de Antonio Pérez Esclarín: Formar para el compromiso. La invitación es abierta y necesaria: “Es hora que los educadores cristianos, seguidores de Jesús, hagamos nuestra la compasión de Dios y tratemos de incorporarla a nuestras vidas, en nuestras relaciones, en nuestras prácticas educativas, en nuestros centros de trabajo”. Para acompañar este interesante texto encontrarán palabras del P. Jesús Orbegozo, Rector del Colegio San Ignacio. Y también dos videos sobre el significado de educar y una exposición de Antonio Pérez Esclarín en las instalaciones del Diario Panorama.

Proponemos las siguientes preguntas para seguir profundizando sobre el tema: ¿Estamos realmente comprometidos con una educación orientada a transformar personas para transformar el mundo, al estilo de Jesús? ¿Nos perciben así los compañeros y alumnos? ¿Cómo alimentamos nuestro compromiso por irnos haciendo cada día mejores educadores? ¿Qué pasaría en el mundo si los cristianos empezáramos a tomar en serio el evangelio y si los educadores nos comprometiéramos a construir sobre él, currículos, relaciones y prácticas, de modo que cada centro educativo se vaya configurando como un pequeño anticipo del Reino?

Educar para el encuentro

Este mes de abril hemos escogido como temática Educar para el encuentro en nuestra publicación en el blog de la Comunidad Virtual de Educadores Católicos,

Ofrecemos la lectura de dos escritos del Papa Francisco sobre la educación: “Educar en la cultura del encuentro” y “El que nutre y hace crecer”, junto con las siguientes preguntas para orientar la reflexión personal: ¿Qué podemos hacer para asumir la educación como un “proceso de humanización”? Como educadores, ¿cómo podemos generar una “cultura del encuentro”? ¿Cómo convertir las aulas y los centros educativos en espacios de inclusión, reconocimiento, reconciliación, …?

Presentamos en esta ocasión una entrevista al Papa tomada del Capítulo “Educar desde el conflicto”, del libro “El Jesuita”, de Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti, 2010, Buenos Aires (Tomado de la versión distribuida por vía digital en la Compañía de Jesús)

Por último, escogimos el video donde el Papa explica los motivos que le llevaron a elegir el nombre.

“Cuando se quiere educar solamente con principios teóricos, sin pensar en que lo importante es quién tenemos enfrente, se cae en un fundamentalismo que a los chicos no les sirve de nada ya que ellos no asimilan las enseñanzas que no están acompañadas con un testimonio de vida y una proximidad” Papa Francisco.

Ser maestro al estilo de Jesús

En la  edición del blog de la Comunidad Virtual de Educadores Católicos del  mes de septiembre hemos querido reconocer a Jesús como ejemplo y testimonio de educador, centro primordial de nuestra vida como cristianos.

Para ahondar en este tema proponemos la lectura del texto: “Jesús, maestro y pedagogo” de Antonio Pérez Esclarín, (publicado por San Pablo, 2011) del que tomamos el siguiente párrafo:

“La tarea de los educadores, en especial de los educadores cristianos debe ser como la de Jesús, dar vista a los ciegos, quitar las vendas de los ojos para que puedan abrirse a la realidad. Pero esto sólo será posible si educamos la mirada, si aprendemos y enseñamos a ver con el corazón, ojos compasivos, misericordiosos, vueltos al dolor y al sufrimiento de los demás”.

Sugerimos las siguientes preguntas para compartir nuestras reflexiones sobre el tema: ¿Es Jesús mi modelo de maestro?, ¿Cómo demuestro con mi vida y con mi práctica que soy educador católico?, ¿Cómo se traduce mi fe en el trato con mis alumnos y representantes, en la pedagogía y en la evaluación?, ¿Considero a mi colegio como un lugar de trabajo o como un medio de vivir con radicalidad el seguimiento de Jesús?

Contamos en este boletín con una entrevista  realizada a Antonio Pérez Esclarín, autor del texto que hemos compartido en esta oportunidad, educador de gran trayectoria, escritor e investigador en el ámbito pedagógico,  quien nos comparte sus reflexiones sobre la situación actual en la educación católica.

Finalmente hemos escogido el video  “Jesús, quiero caminar”, como una invitación a disponernos a seguirle, siendo Él nuestro maestro por excelencia para que seamos testimonio de sus enseñanzas.

“Ser maestro es ponerse a los pies de los discípulos. El camino del maestro es el del servicio y la entrega sin condiciones, hasta la muerte” (Pérez, A.)

Actores y colores

En esta edición del blog de  la Comunidad Virtual de Educadores Católicos  proponemos reflexionar sobre los actores que forman parte del proceso educativo, desde sus distintos roles, pero con una misma misión evangelizadora.

Poner en práctica la Misión Evangelizadora en la Escuela  implica “Confirmar, renovar y revitalizar la novedad del Evangelio arraigada en nuestra historia, desde un encuentro personal y comunitario con Jesucristo, que suscite discípulos y misioneros…, hombres y mujeres nuevos que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino, protagonistas de vida nueva para una América Latina que requiere darse con la luz y fuerza del Espíritu.” (Documento de Aparecida, 11)

Es por ello la necesidad de considerar la contextualización de la Escuela Católica en el cambio de la época, así como también la importancia de involucrar a todos los actores del proceso educativo en esta renovación: el personal directivo, el docente, el personal técnico-pedagógico, administrativo y de servicios, los estudiantes, los padres de familia y los exalumnos, para formar para la vida, con ética y respeto.

En este sentido nos preguntamos, ¿Cómo se podría actualizar, reforzar o rescatar a identidad de la Escuela Católica? ¿Qué se necesita fortalecer, revivir?  ¿Qué necesitan los docentes actualmente para alimentar su formación y poder llegar a los niños y jóvenes con mayor intensidad?

Por ello que queremos proponer la reflexión de fragmentos del tercer capítulo del libro “Vayan y enseñen”: Identidad y Misión de la Escuela Católica en el cambio de época, a la luz de Aparecida  (CELAM, 2012)  y a partir de este texto, compartir ideas y experiencias.

En esta oportunidad les presentamos una entrevista realizada a Fray Francisco Javier Tello Vegas,  Superior Mayor de la Orden de Agustinos Recoletos en Venezuela.

Finalmente, el video que hemos seleccionado nos recuerda esos “dones” que, como educadores, en esta historia se nos cuenta que hemos recibido de Dios, y que son cualidades que debemos cultivar cada día. Haciendo dobleclick se mostrará pantalla completa.

Sigamos poniéndole nuestros colores a las vidas de otros.