Mensaje por la paz

Comenzamos el año 2015 con la reflexión del Papa sobre la Paz: “No esclavos, sino hermanos”. Momento interesante para encauzar los nuevos propósitos del año e incluir la paz en nuestras acciones diarias. Orar por las causas que atentan la paz en el mundo y unirnos en fraternidad y desear : “…vida plena… forma parte un anhelo indeleble de fraternidad, que nos invita a la comunión con los otros, en los que encontramos no enemigos o contrincantes, sino hermanos a los que acoger y querer”

Tener presente a tantas personas que están siendo explotadas en este momento u obligadas a abandonar su hogar, su tierra; personas a las que se les ofrecen falsas promesas de progreso y son maltratadas. Sentirnos invitados a vivir en fraternidad, desde nuestras diferencias: “… la fraternidad crea la red de relaciones fundamentales para la construcción de la familia humana creada por Dios“. Constantemente somos llamados a compartir con los hermanos la vida, tal y como nos lo ha dicho tantas veces el evangelio.

Nos unimos al cuestionamiento que hace el mismo Papa: ¿Aceptamos ser parte de esta movilización mundial para combatir estos males?; ¿Qué has hecho con tu hermano?, ¿Qué acciones podemos hacer para ser artífices de la globalización, de la solidaridad y de la fraternidad?

Compartimos también la experiencia de formación que se está llevando a cabo en la frontera colombo-venezolana con la Escuela de Paz y Convivencia Ciudadana. Argenis García, sj, nos relata su experiencia desde la comunidad en El Nula, su incidencia en las comunidades fronterizas y cómo se va colaborando en acompañar a las personas de estas zonas.

Apoyamos este tema con tres videos sobre el resumen del Mensaje del Papa, la presentación de la Ruta pedagógica que utiliza la Escuela de Paz y Convivencia Ciudadana, y una campaña por la hospitalidad 2014 para compartir las diferentes maneras que tenemos de atender la invitación que realiza el papa Francisco y globalizar la solidaridad y la fraternidad.

Anuncios

Educar para la fraternidad

Este mes de enero hemos escogido como temática del blog de la Comunidad Virtual de Educadores Católicos  la importancia que tiene la educación en y para la fraternidad, como camino para el encuentro, el diálogo, la reconciliación y la construcción de una cultura de paz.

Invitamos a la lectura del Mensaje del Santo Padre Francisco “La fraternidad, fundamento y camino para la paz” en la oportunidad de la XLVII Jornada Mundial de la Paz, el 1º de enero de 2014.  En este Mensaje, el Papa parte de la necesidad que tenemos los seres humanos de relacionarnos: “La fraternidad es una dimensión esencial del hombre, que es un ser relacional”. Expresa también las dificultades de vivir la fraternidad y nos explica sus consecuencias en la historia, en la economía, así como su repercusión en la pobreza y en las injuticias sociales. Nos invita y nos interpela como cristianos a vivir y experimentar el amor a Dios y la alegría del Evangelio, para que podamos descubrir la fraternidad.

Como educadores católicos, proponemos las siguientes preguntas de reflexión y oración: ¿A qué nos sentimos invitados después de la lectura de este mensaje? ¿Cómo manifiestamos en nuestras vidas el amor de Dios hacia nuestros hermanos? ¿Es posible hablar de una pedagogía para la fraternidad? ¿Cómo educar para la fraternidad?

Sobre esta última pregunta, ofrecemos una entrevista  a nuestra compañera Beatriz García, quien trabaja en Fe y Alegría en la formación de educadores y sobre la educación en valores.  Ella nos presenta interesantes perspectivas y modos de acometer el trabajo escolar y de construcción de ciudadanía para educar en la fraternidad.

Por último, compartimos un video sobre la Fraternidad elaborado por un grupo de alumnos de un colegio de los Padres Dominicos en Colombia. Los alumnos se preguntan entre ellos y le preguntan a sus maestros qué es la fraternidad y cómo se demuestra. También les recomendamos el video de Una canción por la paz: Sumando Voluntades.

 “La fraternidad tiene necesidad de ser descubierta, amada, experimentada, anunciada y testimoniada. Pero sólo el amor dado por Dios nos permite acoger y vivir plenamente la fraternidad.” (Papa Francisco)